Vie. Oct 30th, 2020

El 24 de abril tuvo lugar el estreno de la nueva película de Grégory Levasseur, autor de plausibles obras como Las colinas tienen ojos (2006) o Maniac (2012). Esta vez, el director francés lleva a la gran pantalla La pirámide, una producción francoestadounidense recomendada, supuestamente, para mayores de 16 años.

055745

La historia se plantea desde el punto de vista de unos arqueólogos que, incitados por una mórbida curiosidad hacia la cultura egipcia, emprenden su viaje al interior de una antigua pirámide que han descubierto en mitad del desierto. Bajo esta premisa, la trama resulta bastante exótica: miedo en las pirámides de Egipto.

Al comenzar, el espectador adopta cierta preocupación al notar que la película vendida como terrorífica puede quedarse en un drama ficcional similar a La Momia. Nada más lejos de la realidad: ni drama ni horror.

Una vez los protagonistas se adentran en la pirámide, comienza a crecer la sensación de claustrofobia, que alcanza un grado mayor al ver cortada la cuerda que les lleva de nuevo hasta la entrada. Este puede ser el gran logro del largometraje que, habiéndose explotado junto a las trampas de la pirámide, hubiera podido dar lugar a una trama realmente asfixiante. Desde el momento en que el grupo va abandonando unos pasillos para introducirse en otros más estrechos y oscuros, la angustia, el agobio y la aversión a lo cerrado impregnan las mentes de los asistentes.

Sin embargo, pronto comienzan a surgir incógnitas acerca de la capacidad resolutiva de sus protagonistas: si se han perdido a un pasillo de la entrada, ¿por qué no retroceden?; si los cuatro caminos parecen iguales, ¿por que no probar con cada uno, en lugar de seguir hasta el final por el primero?; y la más evidente: sabiendo que el principal objetivo de la pirámide es la de confundir al visitante, ¿por qué entraron todos? La decisión queda justificada por los mismos, pero de una manera inverosímil y facilona, que es como al fin y al cabo podría resumirse la película. El tráiler es espectacular, pero, lo sentimos, la horrible y prometedora momia que emerge del cartel no aparecerá en pantalla.

El mejor momento —y más cómico— es cuando Sunni (C. Nicola) es empujada accidentalmente por su compañero hacia una superficie de clavos de medio metro de altura, dos de los cuales la atraviesan en seco. Todos acuden a ayudarla y deciden que deben sacarla, pero con las estacas medio extraídas… se percatan de que podría desangrarse, así que vuelven a hundírselas a la pobre mujer. Así, como si nada. Una secuencia digna de Scary Movie.

Aunque el humor no acaba ahí. Al poco tiempo de perderse, los personajes son perseguidos por algo no identificado, algo veloz y forzudo que fue capaz de hacer añicos la cámara-robot. ¿Satán? ¿Una momia viviente? ¿Un caníbal hambriento? Pues no, ¡un gato fenicio! Pero, ojo, un gato fenicio gigante con hocico de tiranosaurio, acompañado de muchos gatitos fenicios que le ayudan a capturar humanos.

Los ingenuos visitantes de la pirámide son encarnados por Ashley Hinshaw (True Blood, +1), Denis O’Hare (True Blood), James Buckley, Christa Nicola y Amir K; y el resto del reparto por Joseph Beddelem, Daniel Emerman, Omar Benbrahim y Garsha Arristos.

Aunque tienen momentos de esplendor, las interpretaciones son casi tan poco creíbles como el desarrollo del guion. Destacable es la falsedad con la que Nora llora la muerte de su novio, Zahir, o el forzado arrebato suicida que llegando al final muestra Fitzie.

Tras los créditos finales, el espectador se pregunta por qué aquellos gatos fenicios enanos se volvieron contra el gigante y por qué la única que sobrevive se queda dormida a un metro de la resplandeciente salida, por la que, por cierto, entra un niño como por su casa.

Preguntas anhelantes de respuestas quedarán sin resolver —oh, final abierto— en esta aventura gatuna de La pirámide. En el fondo, poco importan, pues a mitad de la historia ya sabemos que todo es una mentira. Lo es incluso que Nora vuelva a ser atrapada a un metro de la libertad, después de echarse la siesta.

preview - copia

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Por Lorena Alemán

Guionista de pequeñas cosas, escritora de historias a medio y pintora de miedos. Twitter: @AleLorelay

Un comentario en «La pirámide, una película que sepultar»
  1. No está tan mal la película, entretiene e intriga,y consigue crear expectación y angustia en el espectador. Creo que no has entendido el sentido de la película. Se pierden no por seguir avanzando por el mismo pasadizo, sino porque se van repitiendo los mismo grabados de las paredes, y resto lo señala bien claro la cámara, de modo que parecen no avanzar hasta que deciden cambiar de rumbo. Bien claro lo dicen los jeroglíficos cuando los traducen. El tal Anubis fue encerrado porque alimentaba su eternidad con corazones puros. Por eso el trato especial a la última superviviente, y de ahí la balanza que manejaba continuamente. Los gatos se vuelven contra su amo al darse cuenta de que la chica es la víctima perfecta. Al conseguir la inmortalidad fuera de ahí, en el lugar de los muertos, los gatos servidores dejarían de existir según las creencias del antiguo Egipto, y Anubis gobernaría es lugar de los muertos. Consigue salir, y en ningún momento se duerme, pide ayuda, y es normal haya gente fuera. Un niño entra, y este se convierte en la víctima aún más pura y perfecta para Anubis. No hay final abierto, Anubis consigue lo que lleva miles de años buscando. Ese es el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *