Me supongo que todos los fanáticos de Assassin’s Creed ya habrán intentado hacerse con este “puente” entre Assassi’s Creed III Assassi’s Creed IV, y es que la historia de Shay Cormac nos envía directamente a algo que no conocíamos, el lado malo de la Hermandad de Asesinos.

Shay Cormac 1

Una historia que ha enamorado a los fanáticos

A pesar de la mucha publicidad que se le ha hecho al Assassin’s Creed: Unity, ha sido ésta la parte favorita de todos. La historia que envuelve a este juego ha inclinado mucho más la balanza en su favor, simplemente con saber de que es un templario, ya ha llamado la atención a todos.

Assassin’s Creed: Rogue nos trae la historia de Shay Cormac. Nacido en 1731 en Nueva York, Shay se crió junto a su tía, dado que su padre era comerciante y estaba siempre en el mar y su madre, desgraciadamente, murió en el parto. Allí conoció a Liam, un joven niño con el que pasó su infancia jugando, hasta que el padre volvió y lo reclamó en la mar.

En el barco de su padre, Shay aprendió el uso de la espada y armas de fuego, incluso llegó a matar a un capitán pirata que atacó el barco. Las cosas empeoraron en 1747, cuando una fuerte tempestad se cobró la vida de su padre y otros tripulantes. Shay volvió apenado a Nueva York y pasó algunos días de depresión, hasta que su amigo de la infancia, Liam lo encontró y decidió llevarlo ante Aquiles, su mentor, un integrante de la Hermandad.

Shay entró a formar parte del credo y pasó directamente a cumplir misiones de gran importancia. Durante su recorrido hizo justicia, pero también se encontró con la muerte de inocentes a los que la Hermandad no daba importanciaShay ya había cuestionado varias veces el credo, pero siempre había sido fiel.

En 1755 Shay viaja a Londres por orden de Aquiles, en busca de un fragmento del Edén, al conseguirlo, se provoca un fuerte terremoto en la ciudad y Shay casi no escapa con vida, pero mientras huía, pudo ver la muerte de muchos inocentes.

Claramente, al volver, acusó a Aquiles por mandarlo sabiendo de la catástrofe, pero éste replicaba su desconocimiento ante ese suceso. Shay, enfadado, robó un manuscrito y se enfrentó a Aquiles, pero se vio obligado a huir y, durante la huida, los asesinos le intentaron retener, y fue Liam, quien le disparó.

Los asesinos le dieron por muerto, pero los Finnegan lo encontraron y lo llevaron a su casa. Ya curado, conocería a George Monroe un Templario que le enseñaría la filosofía de éstos y sería, tarde o temprano, su cheque de venganza contra la Hermandad.

Shay Cormac

Ni blanco, ni negro

Mediante su historia, Shay Patrick Cormac nos demuestra que no siempre los Asesinos buscaron la paz, ni los Templarios son del todo malvados. Son los Templarios los que le salvan y le ayudan a recuperar su estatus, y son los Asesinos, los que intentaron matarlo por robar un escrito (hasta casi lograrlo). No se de vosotros, pero yo no esperaría para poder jugarlo y conocer mejor a Shay.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Jesús Sánchez (24 Posts)

Estudiante de bachiller, futuro periodista, novelista, guionista y escritor en general. Apasionado del cine, los videojuegos y a lectura.