Los drones han llegado para quedarse. En estos momentos ya son más 1.000 empresas en España las que dan servicio de pilotaje de drones. En pocos años el sector facturará anualmente en Europa 15.000 millones de euros y dará trabajo en el viejo continente a 250.000 personas

imovilizate11012016b

Piloto de dron, un campo laboral por explorar

El 2016 será sin duda el de la universalización del dron. Los aviones no tripulados surgieron en un primer momento en los teatros de operaciones de diversas guerras. Un dron permitía, y permite, tener capacidad aérea, de observación o de bombardeó, en un avión no tripulado que puede estar siendo pilotado desde cientos de kilómetros de distancia.

Ahora los drones comienzan a tener funciones civiles: desde servir como una privilegiada atalaya de observación en labores de extinción de incendios o bien como una manera económica de grabar imágenes en todo tipo de eventos, como puedan ser los festivales de música que se prodigan en verano.

En estos momentos pilotar drones puede ser ya una buena salida laboral. Sin embargo nadie dice que el trabajo vaya a ser un lecho de rosas. En España, a una legislación excesivamente rígida se une el piloto tiene que trabajar obligatoriamente para una operadora de transporte aéreo.

Sin embargo las expectativas de desarrollo del sector hablan – son datos de la Comisión Europea – de que de aquí a diez años el sector manejará anualmente una facturación de 15.000 millones de euros. Ya son muchas las empresas de diversos sectores que ven plausible desarrollar divisiones que exploten el pilotaje de drones.

Las previsiones de empleo también son magníficas. Se espera que en pocos años el pilotaje de drones de trabajo a 250.000 personas, y eso solo en Europa. Sin embargo, para pilotar un dron, es necesario un adiestramiento que muchas veces no es fácil, debido a que los centros homologados de formación para el pilotaje de drones se cuentan en estos momentos con los dedos de la mano.

La profesionalización de pilotaje de drones en España comenzó en el 2014 y en pocos años se ha pasado de 20 empresas que daban servicio de pilotaje de drones a más de 1.000. Buena muestra de la conciencia que empieza a tener la sociedad sobre la utilidad de los drones es que durante la pasada campaña navideña se han vendido 400.000 unidades de dron solo en Estados Unidos.

Para ser piloto de drones en nuestro país es necesario superar un curso de formación homologado que imparte AESA (Agencia Española de Seguridad Aérea). Una vez superado el piloto puede pilotar aeronaves no tripuladas de hasta 150 kilogramos.

La superación de curso implica tanto la superación de las pruebas impuestas por AESA como también dar los estándares un examen médico. La prueba médica es, en esencia, muy similar a la que deben de superar los pilotos de aerolíneas.

Gonzalo Sanchez del Pozo (405 Posts)