Los populares Angry Birds, uno de los juegos para móviles de más éxito en los últimos años, no pasan por su mejor momento. Si hace algunas semanas supimos que Rovio, su empresa creadora, se había visto obligada a despedir a gran parte de sus trabajadores, ahora los conocidos personajes se ven afectados por una demanda por plagio llevada a cabo por Juli Adams, una diseñadora de juguetes, que asegura tener un contrado con Hartz para su creación desde 2006.

Ya había una línea de juguetes llamada Angry Birds antes del videojuego

Angry-Birds-Logo

El problema se encuentra en que Hartz es la misma marca que se encarga de la fabricación y venta de los juguetes relacionados con el popular videojuego desde que éste empezara a despuntar en 2009. Y lo que Adams denuncia es que la empresa dejó de vender su línea de Angry Birds para sustituírla por la del videojuego de Rovio sin siquiera avisarla. Por lo tanto, la artista asegura que este cambio injustficado de la titularida de la licencia le ha hecho perder varios millones de dólares, ya que el merchandising de los pájaros enfadados ha sido todo un fenómeno en los últimos años.

Claro que la versión de Hartz es otra. El fabricante de juguetes asegura que en el acuerdo que firmó con Adams en 2006 ni siquiera aparecía mencionada la marca Angry Birds, y que no tenían firmado con ella ninguna cláusula de exclusividad. Es decir, que efectivamente habían pedido a la diseñadora la creación de juguetes con ese nombre, pero en ningún momento le prometieron que no pudieran crear otra línea bajo la misma denominación.

Adams habría creado los juguetes, no el videojuego

figuras-angry-birds

Adams en ningún momento ha reclamado que ella haya diseñado el videojuego de los Angry Birds, pero sí asegura que algunos detalles, como los colores, la forma de los ojos o el logotipo utilizado por Rovio en su aplicación se parecen demasiado a la línea de juguetes creada por ella. Aunque en su caso, el enfado de los pájaros no tenían nada que ver con cerdos que roban huevos sino con un posible ataque por parte del gato de sus dueños.

De momento, el juez ha permitido a Hartz seguir vendiendo juguetes de los Angry Birds, pero no ha aceptado la petición de la marca de juguetes para archivar el caso, por lo que en los próximos meses, cuando se celebre el jucio, tendremos más noticias sobre este asunto. La batalla legal entre la diseñadora y el fabricante de los juguetes relacionados con el juego promete ser muy interesante así que estaremos atentos para informaros en los próximos meses.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Irene Carpintero (111 Posts)

Licenciada en Comunicación Audiovisual, redactora online y profesora de inglés. Amante de la música, el cine y las series, el deporte y las nuevas tecnologías.