Dark-Souls

Seguro que todos recordamos aquel jefe que nos hizo la vida imposible, y que nos mandó a la pantalla de “Game over” incontables veces; aquel salto insalvable, o aquel puzzle que no lográbamos resolver por muchas vueltas que le diéramos. Y es que la dificultad en los videojuegos, independientemente de su género, es algo tan importante como su historia, sus gráficos, o su banda sonora. Si un juego peca de ser fácil o difícil en exceso, puede volverse una experiencia negativa para el jugador. No estoy diciendo que esto se aplique al 100%, ya que hay ciertos juegos en los que la dificultad elevada se convierte en un gran atractivo (la saga Dark Souls es un claro ejemplo de ello).

¿Los juegos actuales te parecen demasiado fáciles?

Pero quizás muchos de vosotros hayáis pensado “Los juegos actuales me parecen demasiado fáciles”, o que sagas que antes os parecían complicadas, ya no lo son; eso es lo que me gustaría analizar hoy, y qué mejor forma de hacerlo que acudiendo a las sagas más veteranas como, por ejemplo, Super Mario Bros.

Sí, os hablo del legendario juego de plataformas creado por Shigeru Miyamoto. Y es que los que hayan probado Super Mario Bros para la consola NES y los actuales New Super Mario Bros, para las consolas portátiles DS y 3DS, habrán notado un leve cambio en su dificultad: los nuevos niveles son un poco más sencillos; tenemos la capacidad de almacenar un objeto para usarlo cuando creamos oportuno; y los enemigos nos provocan menos daño. Si recordáis bien, en el clásico de ocho bits, si nos tocaba un enemigo mientras nos encontrábamos en la forma de Super Mario de fuego, volvíamos a ser Mario pequeño; en los actuales títulos, en cambio, simplemente regresamos a la forma Super Mario. En resumen, en las antiguas entregas aguantábamos solo dos golpes del enemigo, mientras que en los actuales, tres. Todo esto tiene su explicación, y es que en hoy en día Nintendo dirige esta saga hacia un público más infantil. Un estudio supervisado por el presidente de Nintendo, Satoru Iwata, comprobó que un 90% de los jugadores actuales no habían sido capaces de terminar el primer nivel de Super Mario, una cifra muy elevada desde luego.

Super-Mario-Bros

¿La jugabilidad y los controles actuales son más intuitivos?

Pero el querer adaptarse a un mercado más joven no es el único motivo por el que los juegos actuales son más fáciles. La jugabilidad y los controles actuales son más intuitivos que los de hace varios años. ¿Recordáis la cámara fija de los primeros Resident Evil, que tanta tensión nos provocaba? Eso es algo que desapareció con los últimos juegos de la saga, por no decir que no podíamos movernos mientras apuntábamos, al contrario que ahora. También podemos hablar de Final Fantasy, que nos hacía recorrer el mapa entero para encontrar nuestro siguiente objetivo, cosa que se simplificó en sus últimas entregas, siendo mucho más lineales y, por lo tanto, más sencillas.

Los juegos actuales quizás nos ofrezcan demasiadas pistas y ayudas para poder finalizarlos, sin olvidar, como comenté al principio del artículo, que hay excepciones; y aunque la mayoría nos den a escoger entre los clásicos niveles dificultad (fácil, normal y difícil) muchos coinciden en que los juegos deberían suponer un reto en su dificultad estándar.

 

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Se han vuelto más fáciles los videojuegos en la actualidad, o son los veteranos de la industria los que deberían mirar con respeto la complejidad de los más nuevos?

 

¿Te ha gustado el articulo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Jesús López (689 Posts)

Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones de profesión, en continua formación, amante de toda la tecnología como afición y redactor de contenidos para varias webs de Internet.