F18 despegue

Si alguna vez os habéis preguntado como despega un avión desde la pista de un portaaviones sin caerse por la borda la primera respuesta que os vendrá a la cabeza será “es un reactor con un motor enorme…”. Al indagar un poco más os habréis dado cuenta de que por mucha potencia que tenga un caza de combate sigue sin ser suficiente para levantar los 14.550 Kg de un F-18, por ejemplo, en 100 metros de pista.

Llega la Catapulta Electromagnética al despegue de los aviones

En efecto, reciben un poco de ayuda extra. Durante el despegue el avión es unido a una catapulta accionada por vapor que acelera el avión de 0 a 200km/s en pocos segundos para que éste pueda elevarse hacia el cielo. O así era hasta ahora…

Durante los últimos años el ejercito de los Estados Unidos ha estado trabajando en un concepto nuevo, la catapulta electromagnética (EMALS de sus siglas en inglés). Como su propio nombre indica se ha dejado atrás el clásico aunque efectivo diseño basado en un pistón accionado por vapor de agua a alta presión por algo un poco más moderno.

En sus inicios las primeras catapultas hacían uso del aire comprimido pasando a ser hidráulicas y por último accionadas por vapor. En definitiva el funcionamiento es similar. Un pistón unido al avión es empujado por el fluido a altísima presión haciendo que salga disparado.

Catapulta a vapor

Los nuevos diseños utilizan la tecnología del motor lineal  que consiste básicamente en estirar un motor eléctrico clásico de tal forma que al proporcionarle una corriente eléctrica hagamos que la parte móvil, en este caso la catapulta unida al avión, se mueva en línea recta en vez de dar vueltas como ocurre en un motor genérico.

Catapulta electromagnética

De esta forma se prescinde de la necesidad de calentar y almacenar agua a alta temperatura, además de evitar otros muchos problemas relativos al uso de un fluido a alta presión y temperatura como pueden ser fugas o explosiones.

Las ventajas que introduce el nuevo sistema son una reducción del peso, el espacio, el mantenimiento y el consumo energético. Además se recarga más rápido que su predecesor con lo que se puede aumentar el número de despegues a la hora en caso de ser necesario.

A finales de 2010 el prototipo estaba ya preparado para ser probado y se realizó con éxito el primer lanzamiento de un avión real en este sistema, aunque montado sobre una pista terrestre.  He aquí un vídeo de ello:

 

El ejército pretende colocar este tipo de catapultas electromagnéticas en los nuevos portaaviones de la clase Gerald R. Ford empezando por el CVN-78.

 

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

 

 

Alejandro Telenti (13 Posts)