Un reciente estudio de dos universidades norteamericanas nos muestra que cuando tenemos cerca nuestro Smartphone pensamos y razonamos mejor. Esto es especialmente cierto entre los jóvenes de 18 a 24 años en los cuales el Smartphone se ha convertido más que en un medio de comunicación en un apéndice más

imovilizate16102015a

Tener con nosotros nuestro Smartphone nos ayuda a pensar mejor

Y cuándo hablamos de “tener con nosotros” nos estamos refiriendo a tenerlo en la mano o en nuestra proximidad. Al menos esos son los resultados que arrojan las últimas investigaciones desarrolladas por un equipo de la Universidad de Florida y de Indiana, liderado por Glenn Leshner y Anthony Almond.

El grupo experimental, formado por jóvenes de entre 18 y 24 años, muestra que nuestra capacidad de razonar aumenta si tenemos nuestro Smartphone próximo a nosotros. Y al mismo tiempo si no tenemos en nuestra cercanía nuestro Smartphone se reduce nuestra capacidad de razonar.

Entre las peculiaridades del estudio es que todos los Smartphone que se utilizaron fueron iPhone. El efecto del Smartphone se explica porque tenemos mayor seguridad y confianza en nosotros mismos, amén que entre los más jóvenes el tener su Smartphone cerca se ha convertido prácticamente en una necesidad.

El ejercicio que se les exigía a los jóvenes en el experimento era que solucionasen dos crucigramas y lograr encontrar el mayor número de palabras. Como incentivo para el buen desempeño de la tarea, el que lograba descubrir más palabras recibía una tarjeta de regalo.

Por lo general el desempeño de la tarea en todos los sujetos experimentales era adecuado hasta que se les pedía que entregasen el Smartphone para dejarlo en otra habitación. Quedó constatado en todos los sujetos experimentales que al retirarles el iPhone su destreza en resolver los problemas descendía.

De media, los jóvenes, teniendo su Smartphone próximo, resolvían una media de nueve palabras, que descendía a seis cuándo les era intervenido el iPhone. El experimento también sirvió para constatar que cuando los jóvenes recibían una llamada o notificación su frecuencia cardiaca y presión arterial aumentaban cuando no podían contestarla.

Los resultados no ofrecen lugar a dudas: las personas pensamos y razonamos mejor si tenemos nuestro Smartphone cerca por lo que es necesario aprender a racionalizar su uso para que nuestro teléfono móvil no se convierta en una pesada losa con la que tenemos que cargar.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (412 Posts)