Hasta ahora sabíamos que el uso continuado de Smartphone provocaba adicción, ya ahora son muchos los estudios epidemiológicos que han demostrado que el uso intensivo de móviles también pueden provocar diversos tipos de problemas de salud, sobre todo lo que tiene que ver con el normal envejecimiento de la piel.

Los riesgos del uso intensivo de Smartphone

Los riesgos del uso intensivo de Smartphone

 

El uso intensivo de Smartphone es algo que lleva muchos avanzando en nuestro país. Desde un uso perfectamente racional hasta los adolescentes que se encuentran literalmente pegados al móvil, en los últimos tiempos se ha demostrado que el uso del móvil puede traer aparejado desde problemas estéticos hasta de salud.

Un estudio de Oracle ha demostrado con datos que por lo general y diariamente usamos el Smartphone más de 150 veces. Uno de los problemas endémicos del uso de móvil tiene que ver con que la piel de la cara pierda poco a poco la elasticidad y también de los músculos del cuello y de la cara.

Por otro lado en el cuello, de los gestos que tenemos que hacer para hablar por un Smartphone, podemos acabar desarrollando papada. Esta tendencia a desarrollar papada la está constatando la Sociedad Americana de Cirugía Plástica (ASPS) tal como reflejan sus estadísticas. Actualmente las operaciones para corregir la papada son más habituales que las de aumento de pecho, quitar arrugas con botox y hasta las liposucciones.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Stanford ha demostrado que en un Smartphone se pueden encontrar más bacterias que las que habitan en un baño público. Esas bacterias se acaban depositando en la piel de la cara y del cuello pudiendo producir graves problemas dérmicos.

Esas bacterias son responsables del aumento de granos en la piel, eczemas y manchas en nuestra piel. Las manchas se generan debido al calentamiento que sufren los Smartphone cuando estamos hablando por teléfono.

Otro de los efectos en la piel se produce por las ondas electromagnéticas que generan las conversaciones de telefonía y el uso del WIFI con el cual vienen incorporados los Smartphone. Las consecuencias en la piel es que la misma se vuelve mucho más opaca y menos tersa.

Por otro lado ya está demostrado desde hace muchos años que la ondas de radio que emiten los Smartphone pueden provocar insomnio y diversos tipos de alteraciones en el normal descanso, sobre todo si se ha estado utilizando el móvil en las horas previas a la hora de dormir.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (462 Posts)