Los fabricantes de procesadores para Smartphone y dispositivos móviles llevan ya tiempo embarcados en una guerra por lograr cada vez más núcleos. Esto se debe a que para los dispositivos móviles se ha optado por el modelo de la computación heterogénea, es decir, los núcleos se organizan en clústeres; cada uno de los cuales se dedican a aspectos específicos como pueda ser la potencia o la eficiencia energética.

Los fabricantes de Smartphone se embarcan en la guerra de los núcleos en procesadores

Los fabricantes de Smartphone se embarcan en la guerra de los núcleos en procesadores

El tema viene a colación después de que hace unos días el fabricante de procesadores MEDIATEK haya presentado el Helio X20, un SOC orientado a Smartphone y tabletas. Entre sus principales novedades se encuentran que en su interior comparten espacio 10 núcleos divididos en tres clúster (grupos).

Además cada uno de los clústeres tiene una misión específica, como pueda ser mejorar la potencia de proceso cuando ello sea necesario, balancear la potencia en relación con el rendimiento y logar una mejor eficiencia energética.

De todos modos hay insistentes rumores de que otra de las grandes tecnológicas que compiten en el mercado de los procesadores para Smartphone y tabletas, Quallcomm está a punto de lanzar el SnapDragon 818 que también contará con 10 núcleos.

Esta guerra soterrada – por el momento – que mantienen los fabricantes de procesadores para Smartphone y tabletas recuerdo mucho a las cruentas batallas que libraron durante muchos años INTEL y AMD, ambos fabricantes de procesadores para ordenadores. En aquellas batallas las victorias se cifraban en más frecuencia de reloj.

Finalmente esos mismos fabricantes se dieron cuenta que la forma correcta de abordar el problema de dotar a los procesadores de más potencia y velocidad se debía de dilucidar por medio de núcleos y su eficiencia energética.

La razón de ser que en telefonía móvil y en diversos tipos de dispositivos móviles se haya optado por procesadores con 8 y 10 núcleos es porque estos no se utilizan en computación en paralelo – un paradigma que no logra salir de círculos académicos de tipo teórico – si no por un tipo denominado computación heterogénea.

En esencia eso significa que no todos los núcleos que componen un procesador son de cierto tipo si no que se organizan en clústeres, cada uno de los cuales tienen una función específica como pueda ser el rendimiento la potencia o la eficiencia energética.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (405 Posts)