La tecnología y es algo que ha llegado ya a todas las esferas de nuestra vida y a la de nuestros hijos. De nosotros dependen que hagan un uso racional de esas tecnologías, máxime cuando infinidad de estudios reflejan que el uso de dispositivos móviles afecta al desarrollo cerebral de los más pequeños

imovilizate06112015b

Cómo afecta la tecnología al desarrollo cerebral de nuestros hijos

La tecnología es algo con que tarde o temprano se acaban enfrentando nuestros hijos. Pero tenemos que tener la suficiente responsabilidad de dosificar el uso que nuestros pequeños hacen de la tecnología, ya que una exposición excesiva o a edades no adecuadas puede acabar repercutiendo negativamente en su desarrollo cerebral.

En un plano exclusivamente de neurociencia, todavía no se conoce a fondo el efecto que tiene la tecnología en el cerebro de los niños. Sin embargo ya existen datos concluyentes que muestran bien a las claras que la exposición temprana a tabletas, Smartphone, televisión y videojuegos están correlacionando con mayores índices de miopía, déficit de atención, obesidad e inclusive depresión infantil.

Las pruebas también son concluyentes en validar que exposiciones tempranas o prolongadas a ese tipo de dispositivos lacaba afectando a la maduración de distintas estructuras y funciones cerebrales. Uno de los índices en los cuales la tecnología afecta negativamente a los niños es en la adquisición de la atención.

La atención es algo que se va adquiriendo progresivamente y en poco ayuda a esta adquisición videojuegos y aplicaciones destinados al público infantil cuándo esos juegos y aplicaciones se basan exclusivamente en la diversión de los niños, para lo cual desarrollan programas que se basan precisamente en desconcentrar al niño con constante uso de colores estridentes y sonidos e imágenes igualmente estridentes.

Los niños hasta los 6 años no tendrían que tener acceso de un modo libre a ningún dispositivo móvil. Otra cosa es que por poco tiempo puedan acceder a cualquier dispositivo pero siempre bajo la supervisión de un adulto.

En la franja entre los 6 y los 10 años se puede comenzar, de un modo pautado y con supervisión, a enseñar a los niños lo que son los diferentes dispositivos móviles y para que se usan. Los periodos de acceso a esos dispositivos tienen que ser cortos, no superando nunca los 45 minutos. En este tramo de edad hay que tener en cuenta si el menor está desarrollando algún tipo de adicción a los dispositivos móviles.

Entre los 10 y los 14 años, a punto de entrar en la adolescencia, el uso de dispositivos móviles correlaciona directamente con el fracaso escolar. Sin embargo, otro tipo de actividades, como es el caso de leer, correlacionan directamente con buenos resultados escolares.

Sabiendo eso, y en ese tramo de edad, el tiempo de uso de dispositivos móviles también tiene que estar supervisado por los padres o los tutores y estos deben de incentivar otro tipo de actividades como pueda ser la lectura y/o el deporte.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (405 Posts)