El Samsung Galaxy Gear Fit ha sido analizado en multitud de ocasiones, ahora y tras 3 meses de uso intensivo, valoramos qué tal ha resistido el paso del tiempo esta smartband tan original. Para este análisis dividiremos lo que es la parte estética, la funcional y todo lo relacionado con el software

samsung galaxy gear fit

Parte Estética

Lo primero que cabe destacar del Gear Fit es su imagen en general, al sacarlo de la caja te das cuenta que estás ante un gadget bastante original y con unos acabados bastante vistosos, gracias sobretodo a esa pantalla Super AMOLED curvada y rodeada por un fino marco plateado, característica de los productos de la gama Galaxy  de Samsung.

Cuando te lo pones por primera vez, no puedes dejar de mirarte la muñeca y toquetear esa pantalla tan bien conseguida y sensible. Hay que decir, que el sensor que se encarga de encender la pantalla  hace bastante bien su función, sólo basta con levantar el brazo y girar levemente la muñeca para que por arte de magia se active la información en la pantalla del Samsung Galaxy Gear Fit. Al principio todo es muy cuidado, pero gracias a su ergonomía y mínimo peso, dejas de sentir que está ahí, haciendo tu vida de forma normal. No se sí será sólo cosa mía, pero cada vez que estreno algo, todo lo que me golpea o roza lo hace directamente sobre lo que con tan recelo cuido, y con el Gear Fit no podia ser diferente; creo que fue el primer día cuando ya lo había rozado con toda la pared del pasillo de mi casa, así como con los aparatos del gimnasio y algún que otro roce en el trabajo. Al cabo del día, tras llegar a casa y ducharme con mi flamante Gear Fit y su protección IP67, que nos permite inmersiones en agua dulce no superiores a 1 metro de profundidad durante un tiempo máximo de 30 minuto, mientras me secaba me dí cuenta que la smartband seguía impoluta y había aguantado bastante bien las embestidas de mi vida cotidiana.

He leído bastante acerca de los smartwatches y smartbands del mercado, adoleciendo muchos de ellos de un deterioro en sus pines de carga, ya sea por la sudoración o por estar en contacto directo con el agua, pero a día de hoy no puedo quejarme de la dureza en general del Samsung Galaxy Gear Fit, pues tal como se ve en las fotografías, los pines siguen intactos y con pinta de no enfermar. Algo que también he leído, es acerca de la hebilla del Gear Fit, donde hay gente que reporta una tímida pero progresiva oxidación  de los dos anclajes de metal a la correa. La unidad que estoy probando, tras estos 3 meses de uso intensivo, no presenta ningún tipo de oxidación en  ninguno de los anclajes, aunque si que presentan un poco de desgaste a su alrededor. Lo que realmente se erosiona bastante es  la hebilla en su parte posterior, es decir, el cuadrado metálico pulido donde está serigrafiada la marca Samsung, el cual es de un material muy amigo de los arañazos, y el lugar que ocupa en la muñeca es bastante propensa al roce.

20141207_09084620141207_09093520141207_09094320141207_090528

Si hay algo que quiero resaltar es la pantalla, que a día de hoy y sorprendentemente sigue intacta y libre de esos molestos arañazos que hacen que se entristezca el alma. Desde mi punto de vista, lo único mejorable  en el Samsung Galaxy Gear Fit sería ese fino marco plateado, que por el momento ya ha aguantado estoicas embestidas pero que irremediablemente ya tengo decorado por dos pequeñas muescas oscuras.  Estas dos muescas son mínimas y seguramente no se notarán a simple vista, pero es una de esas cosas que uno sabe que está ahí y que con el tiempo terminarán multiplicándose, cosa que con un marco de goma nos lo habríamos ahorrado.

20141207_09075620141207_091907

No podemos olvidarnos de su correa, que a mi punto de vista es muy cómoda y ligera. Para mi gusto, el cierre es bastante simple aunque en ningún momento se me ha aflojado. A día de hoy, mi correa no muestra ningún signo de deterioro y se sigue acoplando perfectamente al mecanismo, sin holguras ni cosas raras. También he leído un comentario en un foro, sobre una persona a la que la correa le producía picores, pero teniendo en cuenta que soy alérgico a bastantes cosas, a mi no me ha provocado absolutamente nada, ni cuando está sudada ni mucho menos cuando la mojo en la ducha.

ºJK

En líneas generales, creo que podemos hablar de un aparato bastante bien construido, con un armazón muy resistente pero con la única pega del fino marco plateado.

Parte Funcional

Hablando sobre su funcionamiento, me gustaría dejar claro que para mi es se acerca más a un smartwatch que a una smartband. Como reloj me parece un complemento perfecto, bonito y sencillo, que a su vez llama bastante la atención, sobretodo por la noche cuando se activa su brillante pantalla. Durante el día no he tenido ningún problema para visualizar los datos en su pantalla, es más, me parece mas visible al sol que muchos smartphones que he tenido.

En general todo funciona bastante bien, la vibración de sus notificaciones es perfecta, su giroscopio funciona bien, aunque tengo algún problema que otro en dos acciones bien definidas; la primera es en la cama, si estamos acostados es complicado acertar con el movimiento y siempre termino pulsando el único botón físico que tiene el Samsung Galaxy Gear Fit para su activación, y la otra situación se produce al conducir, momento en el que el giroscopio no discrimina muy bien y va activando constantemente con cada volantazo la pantalla del Gear Fit. Durante el día, no suponen mucho problema, pero por la noche se hace bastante molesto por su brillo.

20141207_09013220141207_091732

Sus sensores hacen muy bien su trabajo y las distancias que mide son correctas, aunque el monitor de frecuencia cardíaca, si no está bien colocado o tienes la muñeca bastante húmeda, le costará medir bien los latidos. En este caso, saltará un mensaje de cómo colocarte bien el sensor para que no haya problemas. Cuando lo usamos en carrera continua, el sensor de frecuencia cardíaca se queda activado hasta finalizar la carrera, recogiendo en todo momento el ritmo del corazón, lo cual es bastante útil. En este sentido, el sensor no pierde con facilidad la señal, cosa que se agradece si quieres llevar controlado tu ritmo cardíaco.

20141207_09030420141208_11041620141208_11025620141207_090416

Algo que me ha gustado mucho y que lo uso con relativa frecuencia es el buscador del móvil: si, soy una persona muy despistada y en ocasiones no recuerdo donde he dejado mi pequeño Note II, y desde que tengo mi Samsung Galaxy Gear Fit, este problema ha dejado de existir, sólo tenemos que ir al icono de “buscar dispositivo” y pulsar, incluso con el móvil en silencio, éste emitirá una alarma hasta ser encontrado .  Para mi, de las mejores funciones.

20141208_10595320141208_110032Screenshot_2014-12-08-11-00-58

En cuanto a lo negativo, podemos nombrar su “Modo Sueño”, el cual tienes que activar antes de ir a dormir y desactivar cuando te levantas, lo que en su teoría es muy simple, pero en la practica y con el tiempo se hace pesado y terminas por quedarte dormido sin usar esta función.  Hay que mencionar que cuando se activa es bastante curioso y te muestra el tiempo de sueño profundo que has tenido.  Si tenemos en cuenta que hoy día existen smartbands que detectan automáticamente tu actividad, el Samsung Galaxy Gear Fit no es muy cómodo en este aspecto.

20141208_110204

Unas de las cosas más atractivas que tiene el Samsung Galaxy Gear Fit, es poder leer las notificaciones desde su pequeña pantalla Super AMOLED. Normalmente aparecen sin problemas y se pueden leer casi enteras si el mensaje no es muy largo, pero en ocasiones, y sólo al recibir notificaciones desde Whatsapp de diferentes  personas, éstas se mezclan dando lugar a confusión. Se supone que es un problema de la aplicación de Whatsapp, pero tras diversas actualizaciones no han conseguido arreglar el problema.

En cuanto a su batería, esos 210 mAh dan una autonomía al Gear Fit mas que correcta; si lo usamos como reloj, éste te podrá aguantar casi 4 días sin pasar por el cable, mientras que si hacemos bastante deporte, casi no llegará a los 3 días. Su aspecto positivo es el tiempo de carga, que necesita de muy poco para estar totalmente cargado y listo para darnos más juego.

Su Software

Aquí tenemos que hacer referencia obligada a “TIZEN”, sistema operativo evolución de “Limo” y propiedad de Samsung. El sistema operativo del Samsung Galaxy Gear Fit está basado en un RTOS del TIZEN OS”, y ¿Qué  quiere decir esto? Pues que Samsung usa una versión más liviana de su “TIZEN OS“, lo que le permite ofrecer al consumidor una mayor autonomía y una mejor experiencia al usuario, teniendo en cuenta que la memoria RAM del Gear Fit es de sólo 512mb. Del mismo modo, este RTOS proporciona también un muestreo de datos más exactos y una visualización aún más rápida por mantener unos regímenes de refresco mínimos.

Una vez ofrecidos los datos más técnicos, expondré lo que a mi parecer es destacable en cuanto a software. Si hablamos de Samsung Galaxy Gear Fit, es imposible no hablar de “incompatibilidades”. Se entiende que cuando una empresa elabora un producto, ésta quiere que ese producto sea comprado por el mayor número de personas, hasta ahí bien. Samsung, en un alarde de “egocentrismo tecnológico”,decide que su smartband sólo sea compatible con un determinado número de aparatos de la marca Coreana, que en un principio son 20, 8 tabletas y 12 smartphones.

Los smartphones de Samsung elegidos inicialmente  fueron: Galaxy S5, Galaxy Note 3 Neo, Galaxy Grand 2, Galaxy Note 3, Galaxy S4 mini, Galaxy S4 Active, Galaxy S4 Zoom, Galaxy Mega 6.3, Galaxy Mega 5.8, Galaxy S4, Galaxy Note 2 y Galaxy S3. Y entre las tablets compatibles destacar: Galaxy Tab4 10.1, Galaxy tab4 8.0, Galaxy Tab4 7.0 y Galaxy Pro 12.2.

Pero, como es un suicidio el hacer un producto cerrado para determinados aparatos, Samsung también liberó el kit de software para desarrolladores (SDK), dando la oportunidad a los usuarios de hacer compatible la gama Gear con otros smartphones.

Hoy en día se han desarrollado aplicaciones que hacen compatible el Samsung Galaxy Gear Fit con la mayoría de los teléfonos Android, pero esta compatibilidad al parecer, no llega a ser efectiva al 100%.

personalmente, teniendo un smartphone que en teoría se encuentra en la lista de teléfonos compatibles, he tenido varios problemas que he podido solventar gracias a aplicaciones externas encontradas en la Red.

El motor que gestiona la sincronización del Gear Fit con el smartphone es la aplicación “GEAR FIT MANAGER”, la cual sólo se  podía encontrar en la tienda oficial de Samsung , pero incomprensiblemente, hace poco mi Note 2 se formateó y al buscar la aplicación, ésta no aparecía para mi teléfono. Pero gracias a los desarrolladores, hoy día te puedes encontrar el “GEAR FIT MANAGER”  en cualquier foro sobre el Gear Fit.

Screenshot_2014-12-08-11-07-29Screenshot_2014-12-08-11-07-40Screenshot_2014-12-08-11-07-51Screenshot_2014-12-08-11-08-44

La aplicación que gestiona los datos del Samsung Galaxy Gear Fit es “S HEALTH”, que hasta hace muy pocos días ha estado dando muchísimos problemas para sincronizar los datos, haciendo desesperar a muchos usuarios de la smartband de Samsung, incluso siendo propietarios  de smartphones de la marca Coreana. Personalmente decir que hace unos días que tras una actualización, el “S HEALTH” está funcionando bastante bien, mostrándome en la pantalla principal todos los datos recogidos por el Gear Fit.

Screenshot_2014-12-08-11-08-11

En la actualidad, el problema principal que los usuarios se están encontrando, es su incompatibilidad con la reciente actualización a Android 5.0 Lollipop, la cual provoca cierres inesperados de la aplicación. Esta incompatibilidad parece haber sido subsanada gracias a una actualización que compatibiliza la nueva versión de Android con el Samsung Galaxy Gear Fit.

Es agradable ver como en el Google Play emergen bastantes aplicaciones para esta smartband. Entre ellas se encuentra “GEAR FIT STORE“, que es una tienda que engloba todas las aplicaciones disponibles para este dispositivo, pero hay que tener en cuenta que no todas las aplicaciones son gratuitas, ya que algunas tendrán un coste adicional.

Screenshot_2014-12-08-11-20-17Screenshot_2014-12-08-11-20-40Screenshot_2014-12-08-11-21-59

Personalmente he probado el “GEAR FIT PHONE”, la cual permite aceptar una llamada telefónica desde el Gear Fit, momento en el que se activa el manos libres de nuestro smartphone para poder hablar sin problemas.

Otra aplicación que es bastante interesante es “GEAR FIT NAVIGATION”, que usará la pantalla del Samsung Galaxy Gear Fit para indicarte el camino que hayas introducido en el smartphone.

En líneas generales, podemos decir que nos encontramos ante un híbrido de smartwatch y smarband, el cual cumple ambas funciones bastante bien. Es bonito, muy bien acabado y extremadamente ligero, tanto que hace que te olvides de que lo llevas puesto. El problema viene dado por el ecosistema acotado que Samsung  le ha querido otorgar, olvidándose que en la pluralidad se encuentra el beneficio.

 

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

 

Fran Pérez (9 Posts)

Murciano de nacimiento y gaditano de adopción, amante del deporte, la tecnología y el buen cine.