Por fin ha llegado el día. Los amantes de The Walking Dead están de enhorabuena pues hoy hemos podido ver en Fox el primer capítulo de la quinta temporada de la serie, que no ha defraudado a los fans de los zombies y la violencia con un buena dosis de ambos. Comenzamos con el análisis (ojo que a partir de aqui tenemos spoilers)

walking

The Walking Dead 5×1. No Sanctuary. “O eres el carnicero o eres el ganado”

Recordamos que la cuarta temporada de la serie terminó con Rick y el resto de supervivientes encerrados en un vagón de Terminus. Por un lado nos quedamos con una buena sensación al ver que Rick, Carl y Michonne se reencontraban con Maggie, Glenn y el resto del grupo pero por otro lado estaba la incertidumbre de saber qué les sucedería pues no se quedaron en las mejores condiciones, atrapados a manos de una especie de secta extraña cuyas intenciones no parecían, ni de lejos, buenas.

Comienza el capítulo con un flashback en el que vemos a Gareth y otros miembros de Terminus encerrados en un vagón siendo prisioneros de otro grupo, al igual que ahora ellos lo hacen con la gente que llega a La Terminal intentando sobrevivir.

Después volvemos al “ahora” y vemos el interior del vagón donde dejamos a Rick y los suyos al finalizar la cuarta temporada. Allí están todos intentando fabricar armas y cuchillos con astillas del vagón y otros materiales, preparándose para escapar (con una gran entereza y confianza en sí mismos teniendo en cuenta que se encuentran en una gran desventaja).  De pronto escuchan que algunos de los miembros de Terminus se acercan y se ponen en guardia para atacar pero, para su sorpresa, lo que hacen es lanzarles desde el techo una granada de gas que les paraliza por lo que su intento de escapar termina con Rick, Daryl, Glenn y Bob amordazados y maniatados en un almacén, con otros cuatro hombres desconocidos en esa misma situación.

Comic-Con Trailer: The Walking Dead: Season 5 (Screengrab)

Aquí comienza a mascarse la tensión y comenzamos a vislumbrar la violencia y la sangre con la que vamos a encontrarnos en esta quinta temporada. Tenemos a ocho hombres amordazados en fila, de rodillas, entre los que se encuentran nuestros cuatro protagonistas. Detrás de ellos, dos de los ayudantes de Gareth dispuestos a hacer algo que parece que están más que acostumbrados a hacer, como si fuera un trabajo que hacen de forma habitual. Entonces se acercan al primer individuo de la fila, le golpean con un bate en la cabeza y le cortan el cuello.

La tensión va en aumento según van matando hombres y llegan a Glenn. Bob intenta pedir clemencia pero podemos ver hasta que punto Gareth, el lider de La Terminal es despiadado ya que no sólo no le escucha sino que amenaza a Rick con sacarle los ojos a Bob si no le dice qué ha escondido en el bosque. Rick por su parte, que cada vez está más cómodo y se desenvuelve mejor en su papel de superviviente despiadado, le relata las armas que ha escondido finalizando con un machete de mango rojo, y dejándole claro que es el arma que utilizará para acabar con él. Tras esto, y cuando ya nos imaginamos al pobre Glenn con el cuello rebanado hay una tremenda explosión que hace que Gareth se marche de la sala para ver lo que ocurre y que nuestros protagonistas aprovechen el momento de confusión y distracción para conseguir escapar. En esta huída se nos muestra lo que los miembros de Terminus hacen con sus prisioneros, y el porqué no pasan hambre y tienen siempre “carne” con la que alimentarse.

Aquí la acción deja La Terminal y nos muestra a Carol, Tyreese y Judith, que se dirigen a Terminus. Por el camino, sin embargo, se encuentran con uno de los esbirros de Gareth que habla más de la cuenta y que les hace sospechar que el lugar al que se dirigen no es el paraíso ideal que ellos imaginaban. Al saber por el bocazas que Rick, Carl y Michonne están en peligro, Carol deja a la pequeña Judith y a su cuidador en una cabaña con el esbirro y se marcha ella sola para intentar ayudar a sus amigos. Se camufla con la sangre de un zombie y se hace pasar por uno más de los caminantes para, tras conseguir hacer explotar un bidón de gasoil que tienen en Terminus, hacer una brecha en la seguridad de La Terminal para que se cuelen todos los zombies que hay en los alrededores.

walking3

La escena de la explosión es realmente espectacular con vísceras, trozos de zombies volando por los aires, zombies medio calcinados atrapando a todo el que se les pone por delante y, a partir de aquí, comienza una trepidante batalla campal, llena de sangre y violencia, que deleitará a los fans de la casquería. Y en medio de esa batalla, Rick y sus tres acompañantes intentando llegar al vagón en el que están Maggie, Carl y el resto para poder escapar de alli.

Por su parte Carol, que sigue con su camuflaje siendo “invisible” para los zombies, consigue adentrarse en el corazón de Terminus, llegando a una habitación en la que los captores tienen almacenado los objetos personales que les van quitando a los prisioneros. Podemos ver, relojes, ositos de peluche y… la ballesta de Daryl, que Carol reconoce y que es el único objeto que decide llevarse de la habitación. Después de esto, accede a otra habitación llena de velas y con inscripciones en las paredes que sí que sospechamos que podría ser el Santuario original y allí se encuentra con Mary (la que ofrecía carne a las personas que llegaban a La Terminal y les daba la bienvenida). Carol se tendrá que enfrentar a Mary (y saldrá victoriosa) y ésta antes de que se marche y la deje a merced de los caminantes le contará que al principio eran personas normales que sí que querían ayudar hasta que vino un grupo que les hizo prisioneros y les torturó. Fue entonces cuando decidieron convertirse en los carniceros y no en el ganado.

Después volvemos a la cabaña con Tyresse, Judith y el ayudante de Gareth y en un despiste de Tyresse, el esbirro coge al bebé y amenaza con partirla el cuello si Tyresse no sale de la cabaña, ya que fuera hay tres zombies hambrientos. Finalmente, Tyresse sale de la cabaña, oímos ruidos de zombies y después vuelve a entrar triunfalmente y mata al miembro de Terminus para proteger a la niña, rompiendo así su promesa de no volver a matar pues el amor e instinto de protección que siente por la pequeña es más fuerte.

Volvemos al vagón en el que Maggie, Carl, Sasha y los demás esperan al regreso de Rick. Mientras Sasha le pide a Eugene que les revele la cura por la que se dirigen a Washington y este, explica un poco por encima su experiencia en enfermedades contagiosas y en el uso de estas enfermedades como armas biológicas. En ese momento llegan Rick, Daryl y compañía y consiguen salir por fin de Terminus.

Todo el grupo se dirige hacia el lugar donde Rick ha enterrado las armas que escondió por si acaso para marcharse pero Rick, en estos momentos de enajenación mental e ira cegadora que le dan, determina que hay que volver a Terminus porque no están a salvo hasta que todos estén muertos. Más justo en ese momento aparace Carol y se produce un bonito reencuentro de ésta con Daryl y con el resto del grupo.

Y tras estos 45 minutos de tensión, sangre, violencia, y crueldad, se produce una escena llena de ternura y esperanza cuando Carol les guía hacia la cabaña del bosque y Rick y Carl se reencuentran con Judith (después de tanta adrenalina la escena hace que se te escape incluso alguna lágrima).

walking4

Rick pone el punto final a La Terminal tachando uno de los carteles del camino y poniendo “No Santuario” (de ahí el título del capítulo) y, para acabar el primer capítulo de esta quinta temporada de The Walking Dead, tenemos otro flashback en el que vemos a los miembros de Terminus cuando aún eran personas normales encerrados en el vagón y siendo atacados y en el que descubrimos que Mary es la madre de Gareth.

Tras esto, y cuando estás viendo los créditos del capítulo y te vas a poner a asimilar todo lo que has visto, terminan los créditos y aparece un hombre ataviado con una máscara que va siguiendo unas marcas de cruces dejadas en los árboles (no sabemos quién deja esas marcas pero seguro que no tardaremos en averiguarlo) y llega al cartel que Rick ha tachado. Se quita la máscara para leerlo y es… Morgan Jones (aquel que ayudó a Rick en la primera temporada y que posteriormente vimos algo ido de la cabeza en el interior de una casa). Esto promete y mucho.

En resumen, primer capítulo que no defrauda, que sin duda es de los mejores de la serie y que deja el listón muy alto para lo que vendrá a partir de ahora. Con muchos interrogantes abiertos (el paradero de Beth, si Eugene conoce realmente la cura, si ha habido supervivientes en Terminus…) y con el grupo más unido que nunca, la acción y el terror están garantizados pero también el drama, las emociones y los sentimientos.

Con este comienzo de temporada, la espera hasta la semana que viene con “Strangers“, el segundo capítulo de esta quinta temporada de The Walking Dead, se nos va a hacer muy, muy larga.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos de Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

 

Soraya Fauró (41 Posts)