Tomorrowland es una película del reconocido director y guionista norteamericano Brad Bird, que podemos calificar como ciencia ficción para toda la familia y dentro de la cultura Disney. En determinadas ocasiones se convierte en una película demasiado ñoña, pueril e inclusive naif, aunque se puede en determinados momentos respirar el ambiente de las grandes obras literarias que representan al futuro de la humanidad como algo catastrófico

 Tomorrowland, Sci-Fi para todos los públicos

Tomorrowland, sci–fi para todos los públicos

Después de ver Tomorrowland sales de cine un poco decepcionado, no porque la película no proporcione más de dos horas de entretenimiento, sino porque se esperaba más de un director, Brad Bird, que ha firmado varias de las películas de animación – muchas de la factoría Disney – de mayor calidad de la última década.

Éxitos clamorosos en cuanto a crítica y público como El gigante de hierro, Los increíbles y Ratatouille llevan la firma de director y guionista montanés. Como ya decimos, aunque es un espectáculo divertido y pensado para toda la familia, salimos del cine pensando que Bird da para mucho más.

Entre las virtudes de la película se encuentran el poder hacer una turné por la historia tecnológica de Estados Unidos desde los años 60 del pasado siglo hasta la actualidad y mucho más ya que Bird nos lleva a un futuro inquietante. Otra de las virtudes de la película es que el director y los guionistas no han recurrido al recurso fácil de montar un thriller conspiparanoico en el que muy bien podían haber caído.

La cinta nos lleva por los derroteros de Athena, un robot con aspecto de niña que recorre el presente, el pasado y el futuro buscando sobre todo talento y genialidad. En su búsqueda encuentra, en los años 60 del pasado siglo a Frank Walker y en el presente, en nuestro presente, a Casey Newton.

La misión de todos ellos es poder salvar el futuro, un futuro que se ve amenazado por inquietantes peligros que solo ellos podrán resolver y evitar de esa manera que nuestro planeta sucumba en un futuro inmediato.

Entre las cualidades que hacen de Tomorrowland un espectáculo para todos los públicos se encuentra el tratamiento general del filme, en muchas ocasiones excesivamente pueril e inclusive naif.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (415 Posts)