imovilizate24102016

La nueva película de Oliver Stone entronca con parte del cine, cine protesta y comprometido, que ha dado carta de naturaleza a este realizador norteamericano. Se trata de un biopic que viene a complementar, de una manera más fresca y ágil, lo que fue Citizenfour, el reportaje que la documentalista Laura Proitas realizó sobre el agente de la NSA.

La historia ya es conocida, pero para los no iniciados, lo contaremos en unas breves pinceladas: Edward Snowden era un consultor tecnológico cedido a la NSA que decidió, en junio de 2013 denunciar, a través de los rotativos The Guardian y The Washington Post, los tejemanejes del espionaje norteamericano y británico.

Entre los programas de espionaje electrónico que reveló a la prensa se encuentran los programas de espionaje masivo PRISM y XKeyScore, programas de vigilancia masiva de las telecomunicaciones.

Si nos atenemos a lo revelado por Snowden, son capaces de espiar todas las comunicaciones que se producen por internet y centrar la vigilancia sobre personas concretas, independientemente de que representen una amenaza para la seguridad de Estado Unidos o no y sin el consiguiente mandato judicial

El personaje de Snowden, una brillante interpretación del actor angelino Joseph Gordon-Levitt, nos presenta a un Snowden demasiado edulcorado, pendiente más de lograr la paz universal y la defensa de los derechos constitucionales de los estadounidenses que de pagar las facturas con lo que ganaba, por lo visto mucho, como consultor tecnológico de la NSA.

Nos encontramos en un film en el que Oliver Stone ha sabido dotar de agilidad y que a medida que va avanzando el metraje, la película va a atrapando al espectador lo que aumenta el interés por saber cómo evolucionará la historia.

Inclusive la maestría de Stone hace que la parte del metraje, una buena parte, que se desarrolla en una habitación de un hotel de Hong – Kong, adquiera dinamismo por las revelaciones que poco a poco va haciendo a los periodistas.

Joseph Gordon-Levitt se mete de lleno en el personaje de manera que es capaz, inclusive en su aspecto físico y psicológico, de fusionarse con el papel de analista de la NSA que está protagonizando. De hecho, para los que hemos visto el reportaje Citizenfour, la caracterización de intérprete angelino es sobresaliente.

Para todos aquellos que queráis ampliar la información que tenéis sobre Edward Snowden es casi de obligado cumplimiento ver el citado reportaje, Citizenfour, obra de la documentalista Laura Proitas, reportaje en el que, en parte, está basada Snowden.

Gonzalo Sanchez del Pozo (462 Posts)