Sicario supone la confirmación de Denis Villeneuve como uno de los directores más interesantes del cine contemporáneo.

MOA01_SICARIO_TransitShelter-2

Sicario conjunta el modelo de cine comercial con una visión de autor, y como tal no renuncia a su propio discurso.

Denis Villeneuve se labró su prestigio con Incendies (2010) y dio el salto a Hollywood con Prisioners (2013), un cambio que no le hizo perder una pizca de su estilo; y es que la cinta que protagonizaron Hugh Jackman y Jake Gyggenhall es uno de los mejores thrillers de los últimos años y un ejemplo de cómo se pueden seguir contando buenas historias al amparo de la meca del cine.

Sicario  nos introduce en la lucha contra el narcotráfico en la frontera entre México y EEUU. Una agente del FBI es reclutada por el gobierno para formar parte de un grupo armado que siguen la máxima de que el fin justifica los medios. Una misión clandestina le hará descubrir la brutalidad y la falta de moral con la que actúa su gobierno para lograr sus objetivos.

Puede parecer una sinopsis bastante dura para un film rodado en EEUU, pero es la base del argumento, y en realidad solo una parte de lo que Villeneuve quiere contarnos; sí, es una película que denuncia el comportamiento ilegal de la CIA fuera de suelo estadounidense, pero para el director canadiense no es lo principal. Como ocurría en Prisioners o en Incendies, Villeneuve está más interesado en indagar acerca del lado oscuro del ser humano, en que no hay buenos ni malos, si no personas que han pasado por cosas que les han marcado de por vida. Su filmografía está recubierta de un pesimismo existencial que nos hace salir del cine con una sensación inquietante y de desasosiego, y Sicario no es una excepción.

sicario-movie

Claros paradigmas de su cine son cada uno de los personajes de la película, todos ellos con sus zonas de grises, y alguno, como el interpretado por Benicio del Toro, con un pasado terrible que lo convierte en un hombre desalmado sin redención posible.

Villeneuve maneja a los actores como pocos y todas las interpretaciones son de altura, aunque personalmente me quedo con Josh Brolin y del Toro; Emily Blunt a ratos parece algo más perdida de lo que su papel requiere. Otro punto fuerte del film es la dirección. La potencia que el realizador de Enemy (2013) imprime a sus imágenes queda patente en la primera escena de la película, además de dar una lección de cómo rodar una secuencia de tensión y suspense. A lo largo del metraje Villeneuve sube el listón para ofrecernos secuencias memorables y poderosas, al alcance de muy pocos realizadores.

 

benicio

Sin embargo a Sicario le falta algo para ser una gran película, culpa en parte de un guión que no termina de cuajar. Durante algunos tramos la narración se vuelve algo irregular; nos cuentan cosas que ya hemos visto en otras pelis de Narcos y el argumento es bastante más simple de lo que quieren hacernos ver. También la resolución de la trama parece algo inverosímil para una historia que parecía perseguir todo lo contrario.

Aún así el final deja a las claras que es lo que su director quería contarnos y por qué; también comprendes por qué posiblemente no irá nominada a los Oscar. Un film muy recomendable.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate sobre la vuelta de Benicio del Toro al cine con Sicario?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Genoshiano (4 Posts)

Licenciado en Comunicación audiovisual, bloguero y supuesto escritor.