Remember refrenda el buen hacer del laureado director de cine Atom Egoyan, un armenio que lleva muchos años nacionalizado canadiense. Anclando la película en el Holocausto, que ha hecho correr ríos de tinta, monta un convincente thriller en el cual sigue ahondando en la mixtificación y la culpa, dos de los leiv motiv de su cine

imovilizate14032016c

Remember: holocausto desmemoriado

El Holocausto ha hecho correr ríos de tinta y miles de metros de película de cine (esto último antes de que se inventase la copia digital). Después de pasados 75 años del hundimiento de la Alemania nazi, todavía hay muchos aspectos de esa época que han quedado sin estudiar.

Uno de esos temas fue el de miles de militantes el partido Nazi, las SS y soldados alemanes que escaparon de Alemania en los momentos anteriores e inmediatamente posteriores al hundimiento del régimen y que cambiaron de identidad para poder viajar a otros países, incluidos a los de los Aliados, dónde comenzaron una nueva vida.

Este es el tema que recoge el director de cine Atom Egoyan, un armenio nacido en Egipto y que vive y está nacionalizado canadiense. Egoyan cuenta en su palmarés cintas tan importantes como Next of Kin (1984) o Ararat (2002). El tema de la culpa, el olvido y la mixtificación ha estado presente en la Obra del armenio desde que decidió ponerse detrás de una cámara.

En esencia el argumento se centra en la un judío jubilado y con Alzheimer que vive en una residencia de ancianos. Al morir su esposa, un compañero de residencia le entrega una misiva en la cual, y antes de que su Alzheimer borrase su memoria, había escrito los pasos que tenía que dar para encontrar a un criminal de guerra de las SS que vive desde hace más de 50 años en Estados Unidos con identidad supuesta.

A partir de ahí Egoyan pone su cámara al servicio de la historia, a base muchas veces de planos cortos que muestran sin ambages el dramatismo de la persecución que lleva a cabo el judío que al final de la película se demuestra que no es tal.

Magistral Christopher Plummer. El actor canadiense, a pesar de que ya tiene más de 80 años, interpreta de una manera magistral a un judío vengativo que va en pos de uno de los SS que exterminaron a su familia en el campo de concentración de Auschwitz – Birkenau.

Su senectud acompaña poder transformarse en el anciano judío Zev, al cual dota de, a pesar de la falta de energía, con una potente voz y una apostura de ángel exterminador que finalmente se dará cuenta lo turbio de su verdadera biografía.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (420 Posts)