Nos visita en el blog la última película del norteamericano Michael Cahill. “Orígenes” nos propone una reflexión en la dicotomía entre razón y emoción, que se resuelve en la película haciendo al espectador cómplice de la historia de amor entre un racional investigador en biología y una extraña y exótica joven que responde al nombre de Sofi. Quizás la conclusión que se desprenda del visionado de la cinta es que los seres humanos somos en esencia un conglomerado de emociones y de cogniciones en el cual reside nuestra verdadera humanidad. “Orígenes” resultó agraciada con el primer premio del Festival de Cine Fantástico de Sitges y es una cinta en la cual el director norteamericano pretende seguir indagando en su particular obsesión como ya hizo en su filme anterior, “Otra Tierra”.

imovilzate16112014b

En Orígenes, nos vamos a encontrar, como elemento central de la película, una reflexión sobre los orígenes de nuestra especie y de la vida. En la mayor parte de la cinta vamos a ver como Michael Cahill recurre a una historia de amor un poco indie para lanzar esas reflexiones – ¿la vida surgió por evolución o por un creacionismo inteligente de origen divino? mediante a historia amorosa entre un investigador y una exótica y espiritual jovencita.

Es en con esa historia de amor con la que Cahill muestra  en Orígenes que hasta el investigador más racional se puede dejar llevar por su parte sensible y espiritual cuando una bella mujer de nombre Sofi – a este redactor la protagonista, Àstrid Bergès-Frisbey, lo tiene prendado desde que apareció en la cuarta entrega de Piratas del Caribe – se cruza en su camino.

Orígenes no en vano consiguió el primer premio en el Festival de Cine Fantástico de Sitges y todo parece evidenciar que el recorrido de la película será largo, sobre todo en Europa ya que en Estados Unidos este tipo de películas no suelen sobrevivir más de una semana en cartelera; y eso teniendo en cuenta que es una película norteamericana.

Orígenes es una película de corte cuasi filosófico, el realizador Michael Cahill, sigue una senda que comenzara con Otra tierra, dónde también se entremezcla la razón y la pasión, en una cinta en la cual a partir del descubrimiento de un nuevo planeta entrarán en relación un famoso director de orquesta con una investigadora en astrofísica.

La lucha entre espiritualidad y razón parece ser una constante en la obra de Cahill, del cual suponemos que además de prendado a la subcultura indie es muy capaz de tener más registros que los que muestra en Orígenes y que nos dejen atisbar su genialidad y su profesionalidad a partes iguales.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (462 Posts)