Si tuviésemos que calificar Los odiosos ocho, la última obra de Quentin Tarantino, podríamos decir que toda la cinta exuda por sus poros el aroma de la factoría Tarantino, una forma de hacer y entender el cine que se inició a nivel comercial con Reservoir Dogs, en el año 1992 y que supuso un hito dentro de la historia del cine norteamericano

imovilizate09022016b

Los odiosos ocho: factoría Tarantino

Una vez más Quentin Tarantino lograr rizar el rizo y nos ofrece lo que él ha denominado un western conceptual que desde el primer segundo de proyección se desenvuelve como un producto más de la factoría Tarantino que inaugurase en el año 1992 con Reservoir Dogs, una de sus películas de culto (y ha habido tantas).

Uno de los principales aciertos del director nacido en Tennessee es haber filmado la cinta en Ultra Panavision de 70 milímetros, lo cual ayuda mucho a un film que está planteado como un filme de los mejores tiempos del western, tiempos en los cuales eran omnipresentes directores como John Houston o Howard Hawks y las bandas sonoras eran monopolio de Enio Morricone.

La clase magistral que nos ofrece Tarantino esta vez es haber podio desarrollar una densa trama de un metraje de más de 3 horas cuándo la acción se desarrolla prácticamente toda ella en una cabaña en medio de montañas nevadas.

La resolución de esa trama en un espacio que muchas veces se vuelva asfixiante la resuelve gracias a unos diálogos cargados, algo que entra dentro de su especialidad. Además ya desde los primeros minutos de la cinta hasta los espectadores menos avisados se pueden dar cuenta que aquello se va a resolver en una carnicería que, como es habitual en las películas de la factoría Tarantino, no va a sobrevivir ni el apuntador.

La impronta que Tarantino insufla a este especial western proviene de muchas fuentes: desde el western más clásico de los años 50 del pasado siglo hasta su hermano menor el espagueti western, sin olvidarnos de influencias con una pátina más noble, como es el caso de algunos relatos de Agatha Christie, como Diez negritos.

Al buen desenvolvimiento de la historia que cuenta Tarantino en Los odiosos ocho también contribuye, y mucho, el impresionante elenco actoral que ha reunido el director para la cinta: Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Tim Roth, Michael Madsen y Bruce Dern.

Todos ellos sacan lo mejor de la interpretación que hay en ellos para colaborar en el buen desarrollo de la cinta lo que configura un nuevo éxito, al menos comercial, para este nuevo trabajo del director de cine Quentin Tarantino.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (429 Posts)