La ley de mercado se trata de un experimento de cine social desarrollado por el director francés Stéphane Brizé, un cineasta ya consolidado del séptimo arte galo. Se trata de una película dura, real como la vida misma, en la cual vemos como un desempleado cincuentón lucha por volver a encontrar un trabajo. Al mismo tiempo la película es un buen reflejo de la tragedia que vive la clase media en Europa

imovilizate23022016

La Ley del Mercado, tan real como la vida misma

Stéphane Brizé es un director de cine francés que ya cuenta con una sólida filmografía a sus espaldas, no hace falta sino recordar No estoy hecho para ser amado (2005) y su muy celebrada Mademoiselle Chambón (2009) y que ahora reza el rizo con La ley del mercado, una película tan real como la vida misma.

Se trata a todos los niveles de una película cruda y esa crudeza se expresa en la biografía de un desempleado cincuentón desesperado por encontrar un trabajo que se ve en una tesitura de realizar múltiples cursos de formación – que solo benefician a las empresas que los imparten – y estar sometido a entrevistas de trabajo, algunas celebradas incluso por Skype.

Con una vida que ya resultaría dura – el protagonista tiene un hijo discapacitado – el actor Vincent LidonNingún escándalo o Welcome – borda el personaje creado a base de retazos de lo que puede ser la vida de un parado con más de 50 años con pocas expectativas de poder encontrar un trabajo a esa edad.

El director de cine francés ha optado en esta película por evitar cualquier tipo de artificio. Los escenarios son feos, pero también reales y la mayoría de los actores, no profesionales, se interpretan a sí mismos y a sus roles en la vida diaria. Además Stéphane Brizé ha optado por deconstruir la filmación, dejando de la misma solo un esqueleto que coopera en la dramatización de la historia.

En esencia un filme que nos muestra lo más crudo de la crisis económica, de todas las crisis económicas, que se ceban siempre en los eslabones más débiles de la sociedad. También se trata de un buen ejemplo de cómo, en un país desarrollado como es Francia, se está desmontando a la clase media que no hace mucho fue el motor de un buen número de países.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (409 Posts)