imovilizate17102016

Terence Davis nos presenta en Historia de una pasión, la vida de Emiliy Dickinson y su peculiar forma de entender la vida, que la llevó a permanecer enclaustrada la mayor parte de su vida y que sufrió en sus carnes la sociedad puritana en la que vivió y que impidió que publicase su mayor parte de su obra, y aquella que publicó fue censurada en parte

Esa es a la conclusión que llegamos de la figura de Emily Dickinson, después de ver este biopic de la celebérrima poetisa norteamericana. La buena dirección de Terence Davis coopera para mostrar en toda su expresión y extensión la vida y la obra de una poetisa que en los últimos años de su vida no cruzaba el umbral de su habitación, viviendo prácticamente recluida.

En filme de este jaez, en las cuales se narra la vida de escritores y artistas bastante excéntricos, por decirlo con un eufemismo, está muy habituado el director Terence Davis, que ya ha triunfado con películas de este tipo como Sunset Song o Deep Blue Sea, en las cuales dominan los personajes femeninos.

En esencia en la película seremos testigos de la extraña vida de Emily Dickinson y su peculiar personalidad que le hizo no abandonar en toda su vida la casa familiar, cultivando extrañas costumbres como vestir siempre de blanco y no saludar a los invitados, viviendo los últimos años de su vida recluida en su habitación.

Sobresaliente la actuación de Cynthia Nixon, que es capaz de mostrarnos a una Emily Dickinson que es creíble hasta en sus más mínimos detalles, lo cual muestra la gran capacidad de esta actriz neoyorkina para mudar la piel en cada una de sus interpretaciones.

Y máxime cuándo por lo que más la conocemos es por intepretar a una cuarentona, liberal en todos los aspectos, incluida su vida sexual, en la exitosa serie de televisión que en España se ha llamado Sexo en Nueva York.

En definitiva nos encontramos ante una película, que en su metraje de algo más de dos horas nos presentará, tanto a Emiliy Dickinson como a la sociedad puritana en la que vivió y que entre otras cosas impidió que una mujer como ella pudiera publicar en vida sus más de 2.000 poemas.

Mención aparte debemos hacer de que el éxito de Dickinson fue póstumo, y que en estos momentos es considerada como una de los autoras literarias más importantes de todos los tiempos, compartiendo parnaso con Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman.

Gonzalo Sanchez del Pozo (418 Posts)