Ridley Scott nos vuelve a sorprender gratamente con Exodus, una obra ciclópea de cine que nada tiene que envidiar a otras superproducciones del director británico que ha grabado cintas tan bien desarrollas como el mítico Blade Runner o el más reciente Gladiator.

exodus

Cine: Exodus, En el país de las Dos Tierras

La superproducción, ha costado 140 millones de dólares, nos recuerda mucho a Los diez mandamientos con un apoteósico Charlon Heston al cual en este filme Christian Bale le hace una tímida sombra.

Quizás a quien se podría comparar de igual a igual sería a Cecil B. DeMile con Ridley Scott porque ambos firman un cine superior y también porque el tanto el bostoniano como el director británico se toman su tiempo a la hora de acabar sus productos.

En cuanto a la taquilla en España que ayude a pagar Exodus se está portando muy bien ya que en solo tres días se ha podido hacer una caja de 2.900.000 euros; y la proyección de la película muestra que puede llegar a ser uno de los éxitos de taquilla del 2014. La mejora en los beneficios también provendrá del hecho que en muchos cines se la película se está proyectando en 3D.

Han llovido las críticas a Scott por haber utilizado a actores caucásicos para una historia que casaba mejor con actores y actrices más étnicos, aunque no podemos desdeñar la presencia de la española – y racial, siempre gracias al maquillaje – María Valverde en el papel de Séfora, la mujer de Moisés, aunque un actor camaleónico como Joe Tuturro si hace gala de su mucho oficio como actor representando a un Seti I, el padre de Ramses II y de Moisés.

En esencia la historia que nos cuenta Scott no es sino la historia de Moisés (Christian Bale) que aparece en la Biblia. Moisés, prohijado por el Faraón, no es hijo de una de las princesas, sino que es un descendiente del pueblo hebreo al cual su madre deja en una canastilla en el Nilo para evitarle una muerte segura.

Crecido como miembro de la nobleza egipcia, un día Moisés descubrirá su origen hebreo y aprovechara su alta cultura y conocimientos militares para dirigir al pueblo hebreo fuera de Egipto y dirigirlo a su tierra de promisión.

En general el elenco actoral hace bien su trabajo, aunque después de haber la Saga Alien a ver quién se traga sin masticar a Sigourney Weaver como la madre del Ramsés II. Y hablar del faraón nos da motivo para hablar del actor que lo interpreta, el australiano Joel Edgerton, con un muy mal papel actoral.

No ha recogido ni la forma ni la esencia para interpretar a un faraón del antiguo Egipto, es más en muchas ocasiones y por su lenguaje corporal parece que actúa como si estuviese en alguna de las películas que forman parte de Fast & Furious. Quizás quedase mejor en algún papel de los que interpreta Vin Diesel.

¿Te ha gustado el articulo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (462 Posts)