Más que apreciable la interpretación en esta cinta de Benedict Cumberbatch en este biopic que glosa la figura de Alan Turing, un matemático británico que dirigió el equipo que consiguió romper el código de la máquina Enigma, la máquina de cifrado utilizado, bien es cierto que con pequeñas variaciones, por las tres armas del ejército alemán durante la II Guerra Mundial.

Descifrando enigma: informática básica e interpretación básica

Descifrando Enigma: informática básica e interpretación básica

La factura de la película la hace seguramente una buena candidata para llevarse alguna o varias estatuillas en la próxima ceremonia de los Óscar. Estamos casi seguros que Cumberbatch será un buen candidato por su interpretación en la categoría de mejor actor principal y también es incuso posible que el director de la cinta Morten Tyldum puedan entrar en liza para lograr la codiciada estatuilla.

La labor actoral y de interpretación de Keira Knightley como Joan Clarke también es muy reseñable como facilitadora del desarrollo de la historia; y eso a pesar que el papel al que la aboca el guion es simplemente a ser una mera comparsa a la mayor gloria de Alan Turing y a la del actor que lo interpreta.

Por lo demás nos encontramos con un biopic excesivamente cercano a la ortodoxia de ese género a la hora de desarrollar y dotar de interpretación y significado de los años en los cuales Turing y su equipo estuvieron en Bletchnet Park y consiguieron desarrollar una máquina, Colossus, que era capaz de desencriptar en tiempo real los mensajes alemanes interceptados y codificados con la máquina Enigma.

Pero a informática básica – en la película se enuncian las reglas de la máquina de Turing, es decir, el modelo teórico de lo que es un ordenador – también película básica e interpretación del mismo jaez. No nos atreveremos a decir que el planteamiento, nudo y desenlace de la historia no ha sido bien gestionado, pero es que ese desarrollo nos recuerda mucho a los cánones de un biopic al uso y en estos momentos me viene al caletre Una mente maravillosa.

Sin embargo la película que protagonizara Rusell Crowe y dirigiera Ron Wood en el año 2001 escarba mucho más con su interpretación en el “problema”, en este caso la esquizofrenia que sufrió el matemático John Nash y como se desarrollaba la misma y como finalmente pudo superarla y llegar a conseguir el Premio Nobel.

En el caso de la homosexualidad de Alan Turing, que finalmente y por la condena judicial que le obligó a un proceso de castración química, esta solo es tocada de refilón y únicamente como hilo conductor que permitirá, a modo de flashback, contar toda la apasionante historia del trabajo que él y su equipo realizaron para poder desentrañar el cifrado de la máquina enigma.

El ser un biopic excesivamente plano también ha impedido que la labor de interpretación de dos grandes actores, como son Mark Strong (General de División Stewart Mencies) y Charles Dance (Comandante Alastair Denninston) hayan brillado con toda la luz que debieran.

Tal como muestran al final de la cinta, el haber podido romper el cifrado de Enigma permitió que la II Guerra Mundial durara dos años menos de que se preveía, que los aliados ganasen la guerra y evitó la muerte de 14 millones de personas.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (462 Posts)