El pasado viernes llegaba a la cartelera Noé, la epopeya bíblica de un hombre elegido para salvar a la humanidad del Diluvio. El cine religioso vivió su época dorada en el Hollywood de los años 50, con grandes producciones destinadas a reflejar con los medios de la época los extraordinarios milagros de aquellos hombres y mujeres, normales en apariencia, pero con una conexión especial con la divinidad. Desde entonces, las intromisiones en el cine religioso han sido esporádicas, aunque algunas han alcanzado notable éxito, como La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. Darren Aronofsky, director de películas como Cisne Negro o La fuente de la vida, se confiesa un apasionado de la figura de Noé, más allá de su carácter religioso, como un mito presente en multitud de culturas, de una u otra forma.

critica_noe_01

 

Russell Crowe interpreta al biblico Noé

A decir verdad Noé nos ofrece una visión bastante libre de la historia original. La película arranca con un Noé niño a punto de recibir una importante herencia espiritual de su padre, que inmediatamente es asesinado dejando a Noé huérfano. Noé crecerá formando su propia familia y transmitiendo a sus hijos el respeto por la naturaleza como obra del Creador. A partir de esta premisa iremos viendo la evolución de una historia que ya conocemos, la de un hombre destinado a salvar la creación construyendo un arca bajo la inspiración divina.

La primera parte de la película es una mezcla elementos épicos y dramáticos: nos encontramos con un hombre que asume una misión de gran envergadura para lo cual inicia un largo y complejo viaje en el que arrastra a su familia, con todas las consecuencias que ello conlleva. No faltan tampoco aspectos fantásticos, destacando el personaje colectivo de los Vigilantes, angeles caídos condenados a la forma de golems, castigados por el Creador y traicionados por los hombres. Sobresale también el papel de Matusalén, interpretado magníficamente por Anthony Hopkins. Espectaculares son las imágenes del comienzo del diluvio y la lucha de los hombres y mujeres por salvar su vida, frente a un impasible Noé, con una misión muy clara.

critica_noe_02

A partir del diluvio, la película cae irremediablemente en un drama familiar demasiado simple. Russell Crowe se convierte en un hombre perdido y atormentado, mientras Jennifer Connelly y Emma Watson intentan inspirarle un sentido de la familia y el amor humano que se encuentra un poco desubicado en el contexto de la película. Del resto de los personajes, solamente merece la pena mencionar a Logan Lerman, que en el papel de Cam, parece ser el único que le da cierta coherencia a la tragedia en la que los personajes se ven inmersos.

critica_noe_03

Noé, en definitiva, no contenta. Abarca demasiados géneros sin mucho éxito y el peso del drama familiar es excesivo para una historia de la que, sin duda, se esperaba más. A media película las expectativas se diluyen, las escenas espectaculares se han agotado y solo nos queda contemplar los bandazos de personajes más propios de una telenovela que de una historia que debería ser épica. Tras este descafeinado Noé, veremos que ocurre con Exodus: Gods and Kings. Los personajes biblícos vuelven a estar de moda y a finales de año Ridley Scott presentará su reinterpretación de la historia de Moises, contando con Christian Bale como protagonista.

Web oficial| Noé

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gabriela (54 Posts)

Buscadora de historias y exploradora tecnológica. La literatura, el cine, las series y los videojuegos que no falten. Vengo de una larga tradición oral familiar actualizada.