Si tuviéramos que calificar Amenaza en la red, nos atreveríamos a decir que se trata de un bodrio de primera que no ha sido bien resuelta. Bien es cierto que traducir el lenguaje informático al cinematográfico puede resultar peliagudo, pero bien es cierto que lo que nos presenta Michael Mann es más de lo mismo, en línea con filmes suyos como Heat o Collateral.

Amenaza en la red: la informática es un camino pedestre

Amenaza en la red, Blackhat, es la última película del director estadounidense Michael Mann, autor de grandes películas épicas con éxito de taquilla y de público como Heat o Collateral, grandes éxitos de los años 90 y primera década del siglo XXI.

Y ahí parece que es dónde se ha quedado anclado Michael Mann, tanto por el tratamiento cinematográfico de la película como por el argumento de la misma. De hecho la percepción que está teniendo el público, sobre todo norteamericano, es que se trata de una película sosa que poco aporta a la cinematografía actual.

En dos semanas la película solo ha recaudado 7 millones de USD, cuando la producción de la misma ha superado los 70, sobre todo el gasto se ha malgastado en viajar a los cinco continentes para lograr las mejores localizaciones.

El argumento de la película está centrado en los piratas informáticos. Después de haber saboteado una central nuclear china, el gobierno de ese país inicia sus investigaciones. Uno de los miembros del equipo de investigación logra convencer a sus superiores para que logren que el FBI deje suelto a un pirata informático autor de parte del código que se utilizó para sabotear la central nuclear.

De ahí en adelante la película es una sucesión de tomas de acción hasta llegar al apoteosis cuándo el saboteador y el pirata informático redimido se encuentran y el terrorista es ultimado por un hacker a lo visto también ducho en la lucha cuerpo a cuerpo y el uso letal de todo tipo de armas.

Bien es cierto que intentar trasladar lo que significa la tecnología e Internet al lenguaje cinematográfico se puede tonar a veces algo complicado, pero intentar solventar la papeleta con un guion digno de los mejores textos de Dan Brown, en caso de que en algún momento el escritor norteamericano haya escrito algo que haya merecido la pena, y solucionar el tema de la película base de mucha acción y tiroteos estereotipados no es la mejor solución.

En lo que respecta a la interpretación en la película nos encontramos con la pétrea capacidad interpretativa de Chris Hemsworth que no solventa el personaje con el expeditivo muchas veces, recordemos las dos películas d Thor, recurso de tirar de su físico de guaperas. El resto del elenco es también tan romo como es el propio protagonista.

Con todo ello auguramos a Michael Mann uno de los más sonoros fracasos de toda su carrera con esta película, lo cual seguramente le podrá servir de correctivo para innovar un poco a la hora de dirigir películas, evitando en la próxima siga anclado en los años 90 del pasado siglo.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (427 Posts)