Geólogos españoles están liderando un proyecto que está permitiendo excavar pozos de agua potable en Mali, a solo un costo de 400 euros y no de 15.000 como piden muchos contratistas de la zona. El sistema no puede ser más simple: se utiliza un sistema de poleas para lanzar desde altura una broca metálica que poco a poco va horadando la tierra hasta llegar a la capa freática

imovilizate04052016

Tecnología española para extraer agua potable en Mali

Un proyecto español está logrando horadar pozos de agua potable en Mali. Además la suma de tecnología conjuntamente con recursos locales está logrando reducir de 15.000 a 400 euros el coste de excavar cada uno de esos pozos.

El sistema, al menos aparentemente no puede ser más sencillo, mediante unas poleas se deja caer desde altura una gran broca que poco a poco va horadando la tierra hasta llegar a los acuíferos que hay en la zona.

Uno de los pueblos dónde se está implementando el sistema es Beleko, que se encuentra enclavado en la parte central del Sahel. El pueblo carece de carretera asfaltada para poder viajar a otros asentamientos humanos de los contornos. Inclusive allí es posible encontrar acuíferos de buena calidad.

Nos encontramos en una región en el que la temperatura media es de 40 grados centígrados, lo que cubre todo de un manto de polvo y hace prácticamente imposible cualquier tipo de cultivo. A pesar de que Mali ha logrado que el 64% de su población tenga acceso a agua potable, eso es en las ciudades, no en el campo.

A pesar de ello en la parte del Sahel que entra dentro de las fronteras de Mali, la calidad del agua subterránea es casi siempre buena, el único problema es que los acuíferos se encuentran a mucha profundidad bajo tierra. Concretamente el agua de Beleko es potable tanto para uso humano como para riego.

Otro de los problemas de Mali es que el dinero público muchas veces no es suficiente ni para financiar proyectos geológicos que son capaces de perforar un pozo para una aldea por solo 400 euros por cada uno de ellos.

Estos pozos supervisados por personal de la ONU, evitan, como no lo hacen los artesanales, la transmisión de bacterias y enfermedades a través del agua. Hasta ahora en Beleko cada familia procuraba excavar de una manera artesanal sus propios pozos para poder subsistir.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate? Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (405 Posts)