Una tecnología que 3M lleva desarrollando más de 50 años, la de las microesferas, se está aplicando con éxito en varios sectores, como es el caso de la construcción de automóviles. Es el caso del Chevrolet Corvette 2016 que mediante el uso de esas tecnologías ha logrado una reducción significativa en el peso del vehículo y una mayor sostenibilidad por el menor consumo de combustible

imovilizate07122015b

La industria del automóvil utiliza la tecnología de microesferas para aligerar el peso de vehículos deportivos

A pesar de tratarse de una tecnología con más de medio siglo de existencia, es ahora cuando la industria del automóvil ha descubierto toda su versatilidad. Las microesferas han sido utilizadas con éxito en el último modelo del mítico Chevrolet Corvette logrando una apreciable reducción de peso.

La paternidad de la tecnología es de la multinacional norteamericana 3M y se basa en el uso de microesferas de vidrio para construir diversos tipos de estructuras como puedan ser las carrocerías de los automóviles deportivos.

Uno de los grandes éxitos de esta tecnología ha sido el último modelo que ha salido al mercado del archiconocido Chevrolet Corvette. La carrocería, desarrollada en colaboración con Continental Structural Plastics (CSP), se basa en un compuesto termoestable al cual se ha añadido las citadas termoesferas.

Otra de las virtudes de las carrocerías – seguimos así centrados en la industria del automóvil – compuestas a base de microesferas es que son aislantes debido a su baja densidad y alta estabilidad. Además son muy resistentes a cualquier tipo de componente químico.

En el caso concreto de Corvette se ha logrado que este solo tenga un peso de 1.200 kilos, cuándo el modelo anterior era 400 kilos más pesado. Las microesferas han sido utilizadas en la construcción de las puertas, paneles laterales y guardabarros.

El uso de la microesferas en el Corvette 2016 también ha supuesto un ahorro de dinero ya que sobre una producción de 150.000 vehículos los costes de fabricación se reducen entre un 50 y un 70% producto de que la carrocería se elabora a base de plásticos y no de aluminio como los modelos anteriores.

Esa reducción del peso del vehículo redunda en un menor consumo de combustible y por tanto menos emisiones a la atmósfera que hace que se convierta en un vehículo más sostenible. Inclusive el uso de microesferas hace que la producción se tenga que utilizar menos energía para la construcción del vehículo. Mas ahorro de energía, menos partículas al aire.

¿Te ha gustado el artículo de iMovilizate?, Síguenos en Twitter y Facebook y ayúdanos a su difusión compartiéndolo con tus amigos en Twitter, Facebook, o G+ con los botones que encontrarás al final del artículo. ¡Gracias!

Gonzalo Sanchez del Pozo (405 Posts)